aaaaaaaaaaaaa

 

Análisis Final:

Inexplicable carrera contra el tiempo

por Juan Carlos Grassi

Luego de una emocionante competencia internacional, en noviembre de 2017, la Argentina ha ganado la sede de la primera Expo Mundial que se celebrará en
Sudamérica: la Expo 2023 Buenos Aires Argentina. Además, el presidente Mauricio Macri dio una clara señal de que la política del Estado en materia de Expos Mundiales ha evolucionado al confirmar, en mayo de 2017 (una anticipación inédita), que nuestro país participará de la Expo Dubái 2020.
Estas noticias permitían suponer que, al fin, lograríamos una participación planificada en las exposiciones reguladas por el Bureau International des Expositions, BIE. Sin embargo, hasta ahora, tanto la puesta en marcha del
Pabellón Argentino en Dubái como la organización de la Expo 2023 se han difuminado en incertezas y demoras.
A casi un año y cuatro meses de que se oficializara la participación de nuestro país en la muestra de Emiratos Árabes Unidos, todavía no se lanzó la licitación para la construcción del pabellón y ni siquiera estarían preparados los pliegos del concurso. Si bien se conformó un equipo interministerial que coordinará la presencia nacional y la Argentina ya reservó un lote con una ubicación privilegiada en el sitio de la Expo.
Esta demora empaña la imagen de la Argentina, justo en el momento en que deberíamos dar el ejemplo en comunicación, teniendo en cuenta que la megamuestra de Dubái es el ámbito principal para promocionar la Expo de Buenos Aires y cumplir con la meta de convocatoria de entre 120 y 130 países
participantes.

Por otra parte, desde que nuestro país ganó la sede de la Expo 2023, el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos no emitió noticia alguna sobre su organización, como si se tratara de un secreto de Estado. Así, aunque la megamuestra generará gran cantidad de puestos de trabajo y provocará un derrame económico en todo el país, los argentinos siguen sin saber de qué se trata.

Además, el equipo nacional estaría muy atrasado en la elaboración del dossier que deben presentar ante el BIE el martes 15 de enero de 2019. Este documento debe desarrollar en profundidad el master plan y el financiamiento del proyecto,
entre otros aspectos, y es condición sine qua non para continuar con la organización de la Expo. Para compensar el atraso la Argentina habría presentado al BIE un plan de acción muy difícil de llevar a cabo en el escaso tiempo restante, y los propios miembros de la entidad estarían preocupados por
la falta de planificación.

Es un deseo compartido que estas inquietudes puedan ser superadas por un equipo de profesionales de los sectores público y privado y que, en breve, se lleve a cabo una campaña de concientización en la población, para que los argentinos hagamos de la Expo 2023 una causa común. La ilusión y la esperanza están intactas, ojalá el sueño se alimente con acciones concretas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Copyright Editorial Ferias&Congresos. 1997-2015. Todos los derechos reservados.