aaaaaaaaaaaaa

 

Análisis Final:

Delegados extranjeros, sean bienvenidos

por Juan Carlos Grassi

En 2017 se concretaron tres de los sueños que más he añorado. A nivel personal, después de siete años de investigación publiqué el libro de mi autoría: Exposición Nacional de Córdoba de 1871. El inicio de la agroindustria argentina. Un legado histórico de Domingo Faustino Sarmiento, Nicolás Avellaneda, Dalmacio Vélez Sarsfield y Eduardo Olivera. A nivel profesional, asistí al primer evento de relevancia la 11a Conferencia Ministerial de la OMC realizado en el Centro de Exposiciones y Convenciones de la Ciudad de Buenos Aires, CEC, por el que abogué reiterada y extensamente en las páginas de esta revista. También promoví durante dos décadas la realización de una expo mundial regulada por el BIE en nuestro país, una meta que cumplimos todos los argentinos al ganar la sede de la Expo 2023 Buenos Aires.

Estos tres grandes triunfos tienen diferentes propósitos, pero sucedieron en un contexto de actualidad cuyos indicadores son cada vez más sólidos: la industria de eventos –y, sobre todo, la captación de reuniones internacionales– ha crecido significativamente en 2017.

El broche de oro de este proceso es el foro del G20. La reunión más relevante de la comunidad internacional se realizará por primera vez en Sudamérica y comprenderá 60 reuniones, de las cuales 45 se realizarán durante 2018 en once ciudades del territorio nacional y convocarán alrededor de 20.000 delegados de los cinco continentes. Sin dudas, el turismo de reuniones argentino está en ascenso por el buen desempeño del gobierno nacional en mejorar la imagen internacional de nuestro país, pero también porque los proveedores de esta industria trabajaron profesionalmente. Y lo hicieron en conjunto, asociándose y complementándose, con el sector público y entre sí. Un buen ejemplo es la UTE conformada por dos firmas organizadoras profesionales de congresos líderes que, en cambio de competir, decidieron unirse y ganaron la realización integral del foro del G20.

Estamos parados en un buen lugar para lograr cambios a largo plazo, ahora debemos conservar el norte. El calendario 2018 está repleto de reuniones de máxima relevancia que atraerán miles de delegados extranjeros a nuestro país: cuidémoslos. Recibámoslos con la calidez que nos caracteriza, pero también con profesionalismo y personal capacitado; cobremos precios justos en hotelería, gastronomía, transportes y excursiones; respetemos sus agendas y protejamos su seguridad. Cuidar a los turistas y a los delegados extranjeros y nacionales es velar por nuestra imagen y por nuestros negocios, pero también es una forma de ser mejores profesionales.

Vamos por el buen camino. Ahora debemos seguir proyectando y mantenernos atentos a las señales para no desviar el rumbo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Copyright Editorial Ferias&Congresos. 1997-2015. Todos los derechos reservados.